La Naturopatía es un sistema de Medicina basado en el uso de sustancias exclusivamente naturales para el tratamiento de enfermedades. Las hierbas, vegetales que crecen sin adición de fertilizantes artificiales y preparados sin preservantes o sustancias colorantes, el agua pura, la luz solar y el aire fresco, se emplean para eliminar del cuerpo de sustancias «innaturales» que son la raíz de numerosas enfermedades.
El cuerpo posee un poder innato para curarse a sí mismo. Por esta razón comparten conceptos con la Medicina Tradicional China y el Ayurveda. Esta capacidad se llama «fuerza vital». Ya Hipócrates preconizó en su tiempo el simple sistema de curación, basado en comida moderada y sana, descanso adecuado y ejercicio. Haciendo esa vida, sólo hacía falta una pequeña intervención para restaurar la salud.

Origen

El término fue acuñado por el alemán Benedict Lust, significa terapia natural. Al parecer sus ideas estaban basadas en las de su compatriota Vincent Preissnitz y un dominico austriaco Kneipp. Con el uso de estas sustancias naturales (alimentos, plantas, preparados, cremas, etc) y también con el uso de la hidroterapia, emplastos de arcilla, una alimentación adecuada, con un correcto pensar y viviendo de acuerdo a unas emociones bien encauzadas, se consigue una rápida y efectiva recuperación de la salud.
La Naturopatía no es solamente la Fitoterapia o la hidroterapia, es una filosofía de vida, una manera diferente de vivir en la que el enfermo se hace consciente de su propia responsabilidad frente a su salud y toma las riendas de su destino.
La Naturopatía preconiza que el cuerpo tiende hacia la salud y que lo mejor para curar el cuerpo es el propio cuerpo. Si este cuerpo está perturbado por factores como una dieta inadecuada, falta de sueño, ejercicio o aire fresco, tensiones físicas o emocionales, contaminación ambiental, o negativismo mental, se producen toxinas que influyen negativamente en la autocuración y la defensa frente a las agresiones exteriores, como virus y bacterias.

Qué es la NATUROPATIA
La Naturopatía en la práctica

Los Naturópatas prescriben dietas para limpiar el intestino y eliminar el crecimiento de bacterias que pudieran ir contra la salud, alergias y alteraciones de la inmunidad, incluso pueden prescribir la irrigación colónica o hidroterapia de colon, técnica que consiste en irrigar el intestino grueso por un tubo y un segundo tubo sirve para llevar los desechos del colon hacia fuera del cuerpo. Es el arte de curar mediante la fuerza curativa de la naturaleza. Se basa en el reconocimiento de que el cuerpo posee unas facultades que le permiten curarse a sí mismo. Pero no solo la capacidad de resistir la enfermedad, sino los mecanismos de recuperación y autorregulación con los que poder recuperarse de ella. Evidentemente, la tecnología y sus avances tienen muchas ventajas. La efectividad en situaciones agudas y situaciones de peligro nos hace confiar ciegamente en ellas y, sin embargo, no confiamos en la capacidad natural de los seres vivos para superar la mayoría de las enfermedades.

Los Naturópatas mantienen que las infecciones rara vez se producen en un cuerpo bien cuidado, y si la enfermedad ocurre, se debe dejar que se manifiesten los síntomas antes que reprimirlos, y así permitir que el cuerpo se defienda y recupere la salud. Suelen prescribir breves periodos de ayuno para ayudar a superar infecciones leves como la gripe. También se da gran importancia al buen funcionamiento intestinal, la ingestión de alimentos completos y una severa restricción de grasas, alcohol, sales y azúcar
Inevitablemente este enfoque nos lleva a recordar a Hipócrates y a su famoso adagio: NO EXISTEN ENFERMEDADES SINO ENFERMOS