Es una disciplina holística desarrollada por el Dr. Andrew Taylor Still a fines del siglo XIX, que propone un enfoque global del individuo, al que entiende como una unidad anatomo-funcional. La osteopatía considera al cuerpo un organismo vital, donde existe una estrecha relación entre la estructura y la función, manteniendo ambas una influencia permanente y recíproca que debe estar coordinada para la conservación del estado de salud.

La enfermedad es la alteración de una de ellas, modificando su relación, lo que provoca la pérdida del equilibrio corporal. Etimológicamente proviene del griego OSTEON: hueso y PATHOS: lo que viene del interior a través de los tejidos.

Cómo actua la Osteopatía

La Osteopatía realiza un abordaje terapéutico integral yendo más allá de los síntomas o dolores. Requiere de una evaluación exhaustiva que posibilite determinar todas las posibles causas que puedan estar originando la sintomatología, permitiendo la especificidad del planeamiento terapéutico. El tratamiento se desarrolla mediante terapias manuales, teniendo como objetivo la normalización de las diferentes estructuras corporales, restableciendo la integridad biomecánica para la recuperación del EQUILIBRIO FUNCIONAL GLOBAL.

Osteopatia

Es una ciencia basada en la Anatomía, Fisiología y Semiología (ciencia que estudia la vida de los signos en el seno de la vida social).

La osteopatía alivia dolores articulares, musculares de cuello, cintura, espalda, artrosis, lumbalgias. Problemas digestivos como hernias hiatales, úlceras, estreñimiento. Dolores de cabeza, migrañas. Mareos y vértigos (vértigo paroxístico benigno, vértigo de Ménière). Problemas en la articulación mandibular. Lesiones deportivas (esguinces, luxaciones, desgarros musculares). Dolores postquirúrgicos. Problemas de conducta en niños (niños hiperactivos). Dolores en el embarazo. Infecciones urinarias a repetición. Incontinencia urinaria. Ciática. Cervicobraquialgias. Lordosis, escoliosis, cifosis que cursan con dolor.